Dom. Jul 12th, 2020

Noticias Leticia

Novedades Noticias Leticia

Sergio Fajardo le pide a Álvaro Uribe que se retire y habla de su campaña a la presidencia en 2022 – Partidos Políticos – Política

9 min read



¿Sergio Fajardo, candidato a la presidencia de la República, es un hombre “tibio” como dicen sus oponentes? El exgobernador de Antioquia y exalcalde de Medellín se apresura a responder: “No voy a perder tiempo en peloteras e insultos y ofensas para mostrarme como un valiente”.

(Le recomendamos: Supuestos ‘hackers’ de Anonymous habrían tumbado sitios web de Uribe)

En la siguiente entrevista, Fajardo diseña lo que será su programa de gobierno. Se define como un hombre sin etiquetas políticas, lanza dura crítica al Centro Democrático y dice que al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez le llegó la hora del retiro: “Es momento de pasar la página. Colombia necesita otro tipo de liderazgo y otro tipo de política”.

También lanza pullas contra el expresidente César Gaviria y el Partido Liberal y contra el senador Gustavo Petro.

¿Cómo va su candidatura presidencial?

No tengo duda de que en el 2022 llegará una fuerza alternativa al poder: este es el momento político preciso para cambiar el rumbo de la sociedad colombiana. Tendremos que construir un acuerdo programático que responda a las aspiraciones de una ciudadanía que está molesta e indignada con la forma como se conduce el Estado. La deuda y el malestar social acumulados merecen una respuesta alternativa.

Cuando me preguntan si voy a aspirar a la presidencia, contesto afirmativamente, pero creo que el momento no está para hablar de campañas. Vamos para tiempos muy difíciles y nuestra obligación es aportar para salir adelante. Hoy estoy enfocado en proponer soluciones a cuestiones tan importantes como evitar que la deserción en la educación superior se dispare o cómo generar empleo en medio de una economía tan golpeada.

(Le puede interesar: Las historias más curiosas de los presidentes en Colombia)

¿Está usted en franca oposición al gobierno del presidente Duque?

Soy crítico y espero reemplazarlo.

El exalcalde Federico Gutiérrez dijo que usted era de centro y ahora es de centroizquierda…

A mí no hay día en que no me pasen de bando y me pongan aquí o allá según les convenga, y por eso desde hace mucho tiempo han dejado de preocuparme esas etiquetas. Me niego a que me defina un epíteto, sea el que sea.

Pero esa actitud ha dado origen a que dirigentes políticos y comentaristas lo tilden de indeciso y dubitativo…

¿Cuál actitud? ¿Acaso decir que me tienen sin cuidado las etiquetas que tratan de colgarme es dubitativo? Es suficientemente claro. Y si lo que quieren algunos es que me asuste porque me dicen ‘tibio’ y me ponga a perder tiempo en peloteras diarias de insultos y ofensas, para mostrarme como un valiente, no lo van a lograr. Mi actitud es la del respeto y la serenidad, pero entiendo que a muchos atacantes profesionales les parezca rara y hasta les dé nervios.

¿La educación seguirá siendo pendón de su campaña?

Mi convicción de hoy y siempre es que la educación y el conocimiento son ejes fundamentales para enfrentar las desigualdades de nuestra sociedad y ser motores de la transformación de nuestro país. Los años que vienen serán duros y, por ejemplo, uno de los temas centrales será la relación entre educación, ciencia, empleo y un nuevo modelo de desarrollo. En eso estamos trabajando.

¿Y cuál es la relación entre educación y empleo?

Los cambios tecnológicos han llevado a la destrucción de una gran cantidad de empleos tradicionales y la educación no se ha adecuado a esta situación. Eso nos obliga a replantear y entender cuáles son las nuevas ocupaciones por atender, y la verdad es que el sistema actual no responde a ese problema. Tenemos que hacer una verdadera revolución educativa.

(Lea también: Radican queja contra Duque por incumplir Plan de Desarrollo)

¿Qué soluciones propone usted para contener la deserción en la educación?

Cerca de 800.000 estudiantes de la educación superior, universidades, técnicos, tecnológicos, y el Sena se pueden quedar por fuera por incapacidad de pagar sus matrículas. Esto es una calamidad. Un estudiante que deja de estudiar es como perder un empleo formal.

Proponemos que se implementen, entre otras medidas, subsidios gubernamentales por un año a las familias que perdieron sus empleos y no puedan pagar las matrículas de sus hijos, esto tiene un costo aproximado de 2 billones de pesos; un aporte del sector privado para la manutención de estudiantes con necesidades, por un valor de alrededor de 600.000 millones de pesos, y un programa masivo de emergencia para la formación para el trabajo con tecnológicos, técnicos y el Sena.

¿Cuál es el nuevo modelo de desarrollo en el que está pensando?

Tarea urgente: recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones de nuestra sociedad. Los cimientos de la confianza ciudadana están corroídos; la corrupción y la politiquería permearon las principales instituciones y tenemos que recuperar la ética como base de la transformación de la sociedad. Sin confianza no hay cambio posible. La agenda es extensa y la pandemia ha hecho más que evidentes las agudas desigualdades que tenemos en Colombia. Solo cito algunos puntos que seguro harán parte de un acuerdo programático al que se deberá llegar con otras fuerzas.

¿Cree usted que la paz requiere mucha más atención?

Tenemos que avanzar en la construcción de la paz, la violencia sigue presente en muchos aspectos de nuestras vidas y no podemos descansar en superarla. Un importante capítulo en la construcción de la paz es la apuesta por el desarrollo rural, articulado con el desarrollo ambiental, en el marco de la riqueza de nuestra biodiversidad. La seguridad alimentaria tiene que ser prioridad nacional. Igualmente, enfrentar los retos del cambio climático.

¿Y el desempleo?

La generación de empleo será un eje articulador de las propuestas. Estará directamente relacionado con las reformas tributaria, pensional y laboral que necesitamos. El papel de la educación y el conocimiento serán cruciales para nuestras propuestas de desarrollo productivo y competitividad, con un enfoque regional en coordinación con las autoridades locales, y en especial para atender las perspectivas de esa generación de jóvenes que hoy está llena de incertidumbres. Redefinir la red de asistencia social para atender a las poblaciones vulnerables. Necesitamos implementar la renta básica.

Y, por supuesto, una política que tenga el desarrollo de las mujeres como condición fundamental para la transformación.

Si la renta básica no es aprobada en la actual administración, ¿usted la creará?

Esperamos que este gobierno la implemente. Si no lo hace, lo haremos nosotros. La pandemia ha demostrado que la población sin recursos es un grupo más grande que hoy no recibe ninguna ayuda del Estado.

(Le sugerimos leer: ‘Lo sucedido con niña embera fue una violación’: Vicepresidenta)

¿Qué piensa del expresidente Uribe como líder político hoy?

Álvaro Uribe jugó un papel importante en los últimos 20 años de la política nacional, pero es momento de pasar la página. Colombia necesita otro tipo de liderazgo y otro tipo de política.

¿Qué quiere decir ‘pasar la página’?

Dejarla atrás para poder escribir una nueva. Mientras Uribe siga de protagonista, la historia será la misma, repetida con algunos retoques. Ya estuvo.

¿Usted descarta buscar apoyo del Centro Democrático?

No tengo nada en común con ese proyecto político. En todas las campañas políticas en que he participado hemos enfrentado a sus candidatos. Distinto es que no me la pase insultándolos porque lo considero dañino para la democracia. Creo que podemos ser diferentes sin ser enemigos y además vivo bajo el precepto ‘trata a los demás como quisieras que te trataran a ti’. Hoy los resultados de tantos años en el poder de ese sector están a la vista y se puede decir que no han mejorado en lo sustancial la situación del país.

¿Qué piensa de Gustavo Petro? ¿Cree que será su gran rival?

Petro es un actor dentro de la política nacional, pero no comparto su forma de hacer política. Ahora, Colombia vive problemas más graves que el dilema tan socorrido de quién va ser el gran rival. Confío en que para las próximas elecciones surjan candidatos, y ojalá candidatas, de muy diferentes vertientes. Eso espero, porque los asuntos por resolver para sacar al país de la inercia, del sopor, de la cámara lenta en que lo tienen son tan graves que lo mejor sería que muchas y variadas opciones participaran, y que cada quien, responsablemente y sin caer en la trampa del odio automático, y formando coaliciones, sepa ganarse los votos.

¿Le ve alguna opción a la candidatura de Carlos Holmes Trujillo?

Como van las cosas, como están haciendo las cosas, el capítulo del uribismo llega a su fin en el 2022.

Es decir, ¿usted cree que el Centro Democrático no continuará en el poder?

En 2022 va a ganar una convergencia alternativa. No van a seguir en el poder.

En la campaña pasada usted rechazó el apoyo del Partido Liberal. ¿Hará lo mismo ahora?

Nosotros hacemos política por fuera de las estructuras tradicionales y no entramos en negociaciones burocráticas con nadie. En 2018 conversamos con Humberto de la Calle para ver si era posible unirnos, pero el jefe César Gaviria impidió que nos juntáramos.

(Lea también: El abecé de la nueva fase de aislamiento en Colombia)

Dicho de otra manera: ¿usted no cree necesitar del apoyo del Partido Liberal, como organización partidista institucional?

Si yo creyera que para presentarme a unas elecciones necesitara de antemano y como condición el apoyo del Partido Liberal institucional, como usted lo llama, significaría que algo estamos haciendo mal. Eso sí, creo que dentro de ese partido, y por fuera de él, hay muchísimos liberales descontentos y conscientes del desprestigio en que han caído ese tipo de organizaciones, y es a ellos a los que me dirijo cuando hablo de coaliciones.

¿Cómo le ha parecido el gobierno de Iván Duque?

Hasta la llegada de la pandemia era un gobierno sin rumbo, sin norte, en el marco de un malestar creciente de la ciudadanía, que en noviembre del año pasado lo demostró en las calles. Paradójicamente, el covid-19 le prestó ese norte, pero siguen improvisando. La ayuda del Estado a las personas vulnerables está muy por debajo de lo que se necesita para atender el drama de quienes más sufren, el apoyo a las pequeñas y medianas empresas es muy tímido y no se está protegiendo el empleo en la forma en que se necesita. Las cifras del desempleo son la expresión de una tragedia social de proporciones nunca vistas. No han estado a la altura del reto.

El Gobierno sigue improvisando. La ayuda del Estado a las personas vulnerables está muy por debajo de lo que se necesita para atender el drama de quienes más sufren esta situación

¿La crisis creada por el coronavirus es acaso culpa del gobierno?

No, pero la pandemia ha hecho más que evidentes las agudas desigualdades que tenemos en Colombia.

¿Su fórmula vicepresidencial será también una mujer?

Primero tenemos que construir la convergencia. Creo que fue un gran acierto haber tenido a mi lado a Claudia López como fórmula vicepresidencial y que en pleno siglo XXI sería un sinsentido un gobierno que no sea paritario e inclusivo.

¿El país que gobernará, si es elegido, será muy distinto al que esperaba gobernar?

Será distinto en el sentido de que tendremos más desempleo y pobreza, pero el mismo en los problemas fundamentales: desigualdades, violencia y corrupción.

YAMID AMAT
​Especial para EL TIEMPO

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.